Radares selectivos para camiones

La Dirección General de Tráfico, ha puesto en marcha una serie de medidas a
adoptar sobre la gestión de la velocidad con las que se persigue reducir la
siniestralidad en la carretera, principalmente en las vías convencionales.
Una de las medidas ha sido la reubicación de radares a vías convencionales y que
antes estaban ubicados en autovías o autopistas.
Frente a los excesos de velocidad, hay una instrucción por la que se unifica en todo
el territorio competencia de la DGT, el umbral de tolerancia con el que actúan
los radares que es de 7km/h, si la velocidad del vehículo es inferior a 100
km/h y de 7% si la velocidad es superior a dicha velocidad.
La instrucción no modifica en ningún aspecto el cuadro de sanciones y
puntos a detraer por exceso de velocidad, recogido en el anexo IV de la Ley de
Tráfico y Seguridad Vial.
La idea es que los controles de velocidad sean visibles, de corta duración, ubicados
en múltiples emplazamientos y con advertencia previa, y en este sentido la DGT
publicará además periódicamente en www.dgt.es los 1.200 tramos de vías en las que
se intensificará la vigilancia de la velocidad con radares móviles.
Los radares móviles serán visibles para los conductores, de modo que su
presencia sirva como medida de disuasión y prevención.
INTRODUCCIÓN DE RADARES QUE DISTINGUEN VEHÍCULOS
Aplicando métodos informáticos, los radares distinguirán qué tipo de vehículo
ha cometido la infracción de velocidad, para así aplicar la sanción en
función de la limitación específica aplicable a cada uno.
Así, con independencia de que el límite genérico señalado sobre el radar sea el de
aplicación a los automóviles en el caso de camiones, furgonetas y autobuses el
radar actuara sobre estos aplicando los límites establecidos por el
Reglamento General de Circulación para dichos vehículos, con la aplicación
del margen de tolerancia correspondiente a cada caso:

article1
Además, en todas las infracciones captadas por los radares móviles además de la
infracción por velocidad se comprobará si el vehículo infractor dispone de ITV en
regla y seguro obligatorio en vigor.
También, la DGT comunicará a la Dirección General de Transporte Terrestre, del
Ministerio de Fomento, las sanciones cometidas por conductores profesionales
reincidentes para que realicen las investigaciones pertinentes, sobre la empresa para
la que trabajan.